JARDINERIA

“El césped a comienzos de la Primavera”

por:  Santiago Strático – Técnico en Jardinería y Floricultura (U.B.A.)

Una superficie cubierta de buen césped destaca los colores y las formas del jardín. La siembra, la plantación de estolones (gajos o plantines) y la colocación de tepes o “panes” son los procedimientos más utilizados; la siembra se adapta mejor con las variedades de céspedes invernales y es más recomendable por ello efectuarla durante los meses del otoño; los estolones o plantines se utilizan en primavera en céspedes ya implantados para lograr una cobertura pareja, ya que por lo general el invierno deja sus huellas que se traducen en sectores desfavorables, donde el césped no pudo resistir; pero para superficies desnudas el uso de panes aventaja a la utilización de plantines o semillas, claro que lo que limita su elección es el costo; el resultado está condicionado a la calidad del césped,  las especies recomendables en relación al jardín y la forma de colocación.

Se prefieren los panes de césped constituidos por una sola especie, como gramillón, kikuyo o gramma bahiana, pues los naturales de campo suelen tener mezclas que contienen hierbas difíciles de erradicar y que pueden desplazar a las especies útiles.

Preparación del suelo: se remueve hasta 5 a 10 centímetros de profundidad, desmenuzando bien los terrones y emparejando la superficie con el rastrillado; se incorpora al suelo algún fertilizante aperdigonado como fosfato diamónico o triple15 así como también sustratos organicos a saber: humus de lombriz y/o resaca de río que ayudarán al arraigamiento.

Colocación: se disponen formando una alfombra uniforme y continua. Luego, se cubre con una fina capa de tierra tamizada. Los panes se adhieren mejor al suelo si antes éste fue ligeramente humedecido con una flor fina y son aplastados levemente luego de colocados.

Para céspedes ya implantados los cuidados constan en extirpar todas las malezas, cortes y riegos periódicos y un fertilizado cada 30 a 60 días. Así como también el agregado de tierra fértil o cualquier sustrato orgánico en una fina capa sobre la superficie. 

`a`