JARDINERIA

Intoxicación por plantas

por Santiago Strático (Técnico en Jardinería y Floricultura -U.B.A.)

La ingesta de plantas produce entre el 1 y el 2% de todas las intoxicaciones. La mayoría son accidentales, y en el 85% de los casos afectan a los niños menores de 6 años. En general, afortunadamente suelen ser poco graves, aunque la habitual falta de conocimientos de botánica suele dificultar la identificación de la planta y su potencial toxicidad, contribuye a ello la existencia de diversos nombres populares y locales que aportan los pacientes y que no suelen figurar en los libros junto al nombre botánico; por ejemplo: el clásico “potus” es planta tóxica si se la mastica; en el vecino Paraguay esta planta crece en el exterior adornando numerosos parques y jardines adhiriéndose con todo lo que encuentra a su paso: troncos de árboles, paredes, etc; eso le debe el nombre de “solterona”. ¿Se imaginan una madre, aquí en un hospital, diciendo que su hijo ingirió “solterona”? (Seguramente no le entenderían). Si la identificación de la planta no es posible se requerirá observación y  tratamiento tras la realización de vaciado gástrico y administración de carbón activado, pues hay plantas potencialmente mortales.

Plantas con afectación gastrointestinal: su intensidad puede variar desde una ligera irritación de la mucosa oral a un severo cuadro: las diarreas y los vómitos suelen reflejar la intolerancia a un producto extraño y contribuyen a la expulsión del tóxico. Ejemplos: Hiedra, Ricino (semillas), Narciso (bulbos), Dieffenbachias, Filodendros, Caladium, Alocasias (“orejas de elefante”), Potus. Estas últimas, típicas de interiores, o de jardines  (las “orejas”), producen irritación orofaríngea y/o irritación-picazón de manos si se las manipuló: es útil el dar a chupar trocitos de hielo.  *

Plantas con afectación cardiovascular: algunas plantas comunes de jardín contienen sustancias que han sido responsables de intoxicaciones graves e incluso de muerte. En algunos casos la intoxicación se ha producido al beber el agua de un jarro que había contenido las flores, o tras la toma de infusiones. El ejemplo clásico es el Nerium Oleander (“Laurel rosa, de jardín o Adelfa”), todas sus partes son tóxicas pero en especial las flores; inicialmente se presentan síntomas gastrointestinales que se siguen de trastornos de la conducción cardíaca y arritmias severas.

Algunas plantas se caracterizan por su efecto estimulante sobre el Sistema Nervioso Central, de acción rápida tras la ingesta, como el “Roldón” y el “Floripondio”. Otras producen irritaciones al tacto para ciertas personas, como las Prímulas, las Azaleas o las Nidolarium. Tomando las debidas precauciones, como no ingerir y no manipular (al menos sin lavarse las manos o sin guantes) estas plantas no presentan peligro. Pueden adornar nuestra casa. Sí conviene evaluar su utilización ante la presencia de niños y/o animales domésticos. _

__________________

  *  Nota de la Redacción:    Orofaríngeo: segunda porción o porción bucal de la faringe, que sigue a la rinofaringe y que tiene por límites convencionales, por arriba, el velo del paladar, y por abajo, el nivel del hueso hioides.