OBESIDAD

La Dieta y las Tentaciones 

por Dieta Club (Dr. Cormillot)

Algunas de nuestras actitudes tal vez nos lleven a caer en tentaciones de las que luego es difícil escapar. Conviene revisarlas y evitarlas por medio de las técnicas adecuadas.

Ponga en práctica los hábitos sugeridos y no intente exponerse a situaciones “de riesgo” con la comida para “probarse”.

à  No se apoye sólo en su fuerza de voluntad.
Evite aquello que lo perjudique o que no pueda manejar. A corto o largo plazo, por más poderosa que sea su fuerza de voluntad, por sí sola puede resultarle insuficiente.
à Prevéngase de la publicidad.
La publicidad envía mensajes que se dirigen directamente al inconsciente. Puede mostrar una comida de manera tentadora, pero ésta, consumida en exceso, puede ser poco saludable. No es posible comer chocolates todo el día y estar sano, flaco y feliz, ni beber cerveza en exceso ayudará a conseguir pareja.
Si usted es de los que se tientan con los avisos publicitarios: vea menos televisión; durante las pausas comerciales baje el volumen, hable por teléfono, charle con su familia, lea o haga alguna actividad alternativa; cambie de canal; analice críticamente los mensajes y diviértase pensando qué quieren venderle.

à Coma solamente en la cocina o el comedor.
Por ejemplo, no lleve la bandeja a la cama para comer frente al televisor (si lo tuviera en el dormitorio).

à Evite hablar de comida todo el día.
El simple acto de pensar o hablar de comida puede ocasionar una mayor descarga de insulina que, a su vez, puede producir hambre.

à Si se expone con frecuencia a situaciones sociales donde abunda la comida, trate de comer algo antes de salir: esto aplacará un poco el apetito.
Estar reiteradamente en presencia de comida puede hacer tambalear la voluntad. Si está entre sus posibilidades evitarlo, hágalo. En caso contrario, antes de salir realice una colación liviana, por ejemplo, una ensalada de hortalizas crudas, esto disminuirá su apetito y lo ayudará a controlarse mejor.
Otra técnica es permanecer alejado de las mesas en las que se presentan preparaciones que sabe que lo tientan y que son muy engordantes. Manténgase cerca de los lugares donde hay opciones saludables e igualmente sabrosas.
Sírvase (en un plato chico) las cantidades adecuadas de lo que decidió comer. Tenga siempre en la mano un vaso con una bebida sin alcohol y agréguele mucho hielo.

àGuarde los alimentos fuera de la vista.
Colóquelos en las alacenas más altas, detrás de tarros, o en el fondo de la heladera. Utilice envases no transparentes para guardar los alimentos.
Ya que las tentaciones sobran fuera de casa, en lo posible transforme su hogar en un lugar acogedor y apropiado para el éxito de su proyecto.

àGuarde los alimentos sólo en la cocina.
No tenga alimentos en el auto, el escritorio, el dormitorio. No hay necesidad de exponerse a tentaciones, ni de realizar enormes esfuerzos para mantenerse en el plan si esto puede evitarse con una planificación sensata de todo lo referente a la comida

De todas maneras, recuerde que tentarse es humano. No se castigue. Si le sucede, retome el plan de inmediato y siga adelante.  _